Plan maestro del neoliberalismo europeo sin plan B para los trabajadores.

Realmente cada día se ve más claro que quienes provocaron la crisis se están quedando con todo. El dinero no aparece por ninguna parte, ¿donde está?. Desde luego los trabajadores ni han provocado la crisis ni tienen “la pasta”.


Ahora cuando muchos ya han perdido su empleo, se les van a recortar todos sus derechos laborales, será aún más fácil despedir a quienes todavía lo conservan, se les van a subir los impuestos, los nuevos contratos serán más precarios y las condiciones laborales serán “eso es lo que hay y sino ahí está la puerta”.


Los organismos internacionales están imponiendo a los estados una hoja de ruta suicida, especialemente en lo que a bienestar social respecta, que si no cambia la cosa será sólo un recuerdo en pocos años.


En Europa una representación aplastante en las instituciones de gobiernos neoliberales está imponiendo condiciones leoninas a los estados, que en caso de no ser cumplidas conllevan importantes sanciones económicas cerrando completamente el grifo de la financiación que les llevaría a la asfixia completa.


Estas decisiones no son las únicas posibles son “sus decisiones ideológicas”. Rubalcaba ya en la campaña electoral pidió una tregua en estas condiciones autoimpuestas por Europa. Al final tendrán que aplazar el plan de ajuste del déficit, no porque reine la cordura, sino porque Alemania y otros se ven en peligro de entrar ellos mismos en recesión a la vista de los datos del último trimestre.

Por lo pronto ya han conseguido deshacerse de todos los gobiernos socialdemócratas como Reino Unido (el primero), Grecia, España y Portugal, por distintos medios. Por dimisiones, para que ocuparan sus puestos dirigentes procedentes de consejos de administración de la gran banca o por el descontento popular de aquellos que se vieron obligados a tomar medidas, en contra de su propia ideología y sobre todo en contra de la opinión de sus propios votantes.


Muchos votantes están ahora apoyando medidas del todo impopulares (el discurso de que “eso es lo único que hay que hacer” se repite como un mantra cada día en los medios afines), pensando que ello se traducirá en más puestos de trabajo y recuperación económica, a pesar de dejarse en girones sus derechos sociales, económicos y laborales. Cuando se den cuenta que no es así ya habrán perdido todos sus derechos y no habrá vuelta atrás.


Los sectores neoliberales apoyados descaradamente por el gran capital, están viendo la oportunidad de dar cierto respiro económico a cambio de desmontar el estado del bienestar, el hambre es muy cobarde. Vendrán al rescate de una sociedad asfixiada, en una especie de sindrome de Munchausen colectivo y se cogerá lo que sea a cambio de renunciar a todo, porque la alternativa que les darán es nada.


Esto no tiene pinta de cambiar a mejor sino al contrario, seguirán exprimiendo a los sectores más débiles de la sociedad mientras puedan. Esta hoja de ruta está llevando a toda Europa al desastre y a la recesión, este ajuste tan brutal está asfixiando a las empresas sin financiación, dejando sin poder adquisitivo a los trabajadores en el mejor de los casos, sino es en el desempleo especialmente de algunos colectivos .


A estos dirigentes europeos que capitanean esta cruzada tampoco les va bien en los comicios a los que se han presentado, cosechan derrota tras derrota. La única esperanza es que cuando realmente sean las presidenciales, muchos paises cambien sus gobiernos por otros más a la izquierda, que realmente den una alternativa a la mayoría conservadora aplastante que dirige actualmente la UE y sea posible un equilibrio que mejore las condiciones sociales de Europa.


Lo que sí es cierto es que tarde o temprano saldremos de la crisis, no hay mal que cien años dure…, pero ¿qué nos habrán quitado por el camino con esa excusa? ¿quizás, tal vez, a lo mejor saldríamos igual o incluso mejor sin necesidad de ello?. Realmente creo que hay otros caminos para resistir el chaparrón que nos va a caer igual (por que la crisis está aquí y es lo que es), sin perder por ello la dignidad.

6274b459d1bd1c69ddf25723de865a3b

3 comentarios

  1. A ver… con las condiciones anteriores a estas reformas, no les ha ido tan bien. Es decir, con un estado de bienestar cada día más caro, una población cada día más vieja, empresas europeas menos competitivas en parte por los altos impuestos que sostienen el gasto del estado y con estados que se endeudan sin límite para financiarse. Seguir haciendo lo mismo no va a mejorar mucho las cosas.

    Está mal salvar a los bancos de sus pérdidas a costa de los contribuyentes, pero si no dejan de gastar tanto, los estados van a seguir en la espiral descendente.

    Me gusta

    • Está bien que se coincidan en el diagnóstico de los problemas y posibles amenazas que se ciernen sobre la economía europea. Hace un mes que estuvimos con Felipe González y nos decía “sabéis la renta percápita que tenía España cuando yo puse las sanidad universal, estaba a años luz de la que tenemos hoy en día y apesar de eso lo hicimos”.

      No se trata de dinero, se trata de ideología; es decir ¿que consideran importante unos y otros? ¿que gastos son prioritarios y cuales no? ¿es importante pensar en la discusión en la que nos meten los mercados cada día sobre competitividad, productividad,….? ¿al mismo tiempo que vamos adelante en eso nos quitan los derechos más esenciales que nos dan calidad de vida?

      Está claro que dentro del sistema de referencia de los mercados: la educación, las pensiones, la sanidad,… no entran sino se benefician de ello, si no es un puñetero negocio,….ni existen. Pero esta forma de pensar es la que nos a llevado a donde estamos y pretenden enterrarnos aún más.

      Porque no te engañes amigo “ignorante” todo ese esfuerzo no es para ganemos todos, sino para que unos pocos se llenen aún más sus bolsillos.

      Me gusta

      • La pregunta es de dónde sale el dinero para pagar “los derechos” a la educación, la salud y el bienestar.

        Si sale de impuestos, entonces las empresas y los individuos serán menos competitivos, tendrán menores márgenes, serán menos en cantidad y más pequeños en tamaño y contratarán menos empleados. No sólo eso sino que sólo contratarán a aquellos que ya sepan hacer bien el trabajo y no a los jóvenes o a los poco calificados.
        Si sale de deudas, hay que pagarlas luego con impuestos futuros, estamos en la misma.
        Si sale de la emisión monetaria (no es el caso del Euro al menos todavía) entonces se paga con inflación y ya sabemos como acaba eso: sin ahorro, con tasas de interés altas, con los salarios sin poder de compra, con los más débiles menos protegidos y los más fuertes blindados, etc.

        Así que por ley puedes otorgar todos los “derechos” que quieras, pero tienes que responder “a qué costo” y “quién lo paga”.

        Mira el caso de Grecia con su estado de bienestar pagado con deuda. Los empleados públicos ganaban 90.000 euros al año y tenían un bienestar enorme. ¿A qué precio? ¿Quién lo paga? Los mismos griegos actuales con ajustes, pero no se quejaron mientras podían seguir viviendo de prestado. Es decir, nos gusta lo “gratis” pero cuando vemos la realidad de que no existe tal cosa nos rebelamos contra el capitalismo. Así nos va.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: