La inmoralidad del neoliberalismo.

Como ya decían un sabio todas las palabras que empiezan por neo- significan algo antiguo, resucitar a un muerto para “tunearlo” y así dar la impresión de que nos venden nuevas ideas, cuando realmente es algo del pasado ya superado, fracasado socialmente por los tiempos, los avances sociales y que costaron guerras y revoluciones.

Sin embargo hay una cosa que nunca pasa en la casta humana y es la avaricia, la ambición y la acaparación ilimitada de poder en pocas manos a costa de la miseria de muchas. Como decía Gandhi “el mundo es suficientemente grande para satisfacer las necesidades de todos, pero siempre será demasiado pequeño para la avaricia de algunos”. Por ello esta filosofía será resucitada una y otra vez con distintos nombres y distintos protagonistas, pero siempre serán “los mismos perros con distintos collares”.

Este término se vestirá, adornará y acicalará para que el engendro sea apetecible a sus pretendient@s, especialmente de quienes quedarán relegados socialmente, incluso con una especie de resignación de que no se puede hacer otra cosa, el discurso del Pensamiento Único. Sin embargo sus defensores tienen un problema: hemos estado en Europa muchos años viviendo en un sistema de disfrute de derechos sociales y bienestar sin precedentes en la historia y con presupuestos más humildes al actual que desarman sus argumentos.

Las medidas que se están aplicando en España de desmontaje del estado del bienestar nunca van a ser aceptadas socialmente. Ante ello la estrategia está clara conseguir la amnesia social por todos los medios, primero consiguiendo llegar al poder y ejercerlo con mano de hierro, segundo con el control de los medios de comunicación que propaguen a los cuatro vientos sus postulados, tercero con el discurso de la resignación, del pensamiento único y que no existen otras políticas posibles y finalmente con el miedo y la represión de comportamientos contrarios (no es casualidad el aumento desmesurado en los presupuestos de la partida de antidisturbios). Cuando no hay argumentos para justificar lo injustificable lo único que queda es imponerlo directamente.

Ahora fracasado el modelo neoliberal de libertad y desregulación de mercados, sin embargo favorecidos en Europa con el poder en todos los países de primeros ministros afines (salvo Francia). Lejos de cambiar o refundar el capitalismo corrigiendo para siempre estos errores, han apuntalado el edificio a costa de dejar a los estados sin recursos que serán cargados a sus ciudadanos que serán quienes paguen la especulación y sus pérdidas privadas.

Una vez desvalijados l@s ciudadan@s a base de recortes para pagar su especulación necesitan volver a abrir el negocio quedándose con lo público con la complicidad de sus gobernantes. Lo que hemos pagado y construido entre tod@s con nuestro esfuerzo e impuestos: la educación, la sanidad y demás políticas de bienestar serán privatizadas y quien quiera volver a disfrutarlas tendrán que pasar por caja y rascarse el bolsillo. Retrocedemos pasando de ser ciudadanos con derechos y obligaciones para acercarnos cada vez más a una democracia ficticia donde la ciudadanía cada vez tendrá menos capacidad de decidir.

6274b459d1bd1c69ddf25723de865a3b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: