El sector público y la dignidad de la política.

Hay un dicho que viene a decir que a las personas las conoces como son realmente en los momentos críticos. La política sólo traslada ideas o ideologías al terreno práctico que es donde se concretan y decimos que son fieles a esas ideas si se consigue esos objetivos sin que se pierda la esencia en ese camino. Estas ideologías se encarnan en personas que toman esas decisiones pues, nos guste o no, siempre que hay que tomar decisiones debe haber alguien que lo haga y a esas personas se le llama políticos (aunque no pertenezcan a un partido mayoritario y aunque digan que no lo son en una autonegación absurda).

a

En esta crisis se está poniendo de manifiesto, un ataque sistemático a los funcionarios y a lo público, culpándoles de la crisis económica para que sean los chivos expiatorios sobre quienes debe recaer el sacrificio de las medidas de este gobierno. Los funcionarios hasta pueden entender que les van a recortar su sueldo, que van a tener más horas de trabajo porque hay menos dinero y que como son la solución más fácil, es donde conjuntamente con otros sectores van a hacer recaer el peso de la crisis y por tanto el sacrificio. Esto puede ser duro e injusto, pero es la verdad de lo que está sucediendo.

a

Sin embargo lo que ya es una auténtica tomadura de pelo es el insulto permanente al que están además sometidos, con declaraciones que menosprecian a los servidores públicos y que traducidas vienen a llamarles vagos y a culparles de todo tipo de males para justificar estas medidas y tratar de quedar bien ante la opinión pública. Ya atrás quedan aquellos tiempos, aunque hace escasos años, donde se escuchaban comentarios sobre los funcionarios como pringados que trabajaban por sueldos miserables que cualquier peón de albañil doblaba. Y a pesar de ello sacaban el trabajo adelante supliendo a veces los medios de que disponían con horas de dedicación. Hemos pasado en estos años del “vuelva usted mañana” a un proceso donde la administración ha mejorado sensiblemente en servicios y en rapidez; pudiendo hacer cosas tan serias como la declaración de hacienda, apretando un botón de nuestro ordenador sentados en nuestro sofá.

aTodo este proceso esconde detrás una ideología que no cree en el sector público y por tanto el objetivo es desmontarlo. De esta forma todos los servicios que se prestan ahora gratuitamente o a bajo precio se pueden comercializar y hacer el negocio de unos pocos, pagando naturalmente. Cuando se desprestigian los servicios públicos (orden público, educación, sanidad, servicios sociales, limpieza, agua,…….) lo que realmente hay detrás es la privatización de todos ellos y un negocio millonario.

a

El paradigma que se consiguió instalar a finales de los años 90 con un ataque a los servicios públicos consiguió el objetivo de privatizar empresas como Endesa, Repsol, Telefónica, Argentaria,…. apelando a que con ello se iba a prestar un mejor servicio, porque serían más eficientes y al haber más competencia bajarían los precios y viviríamos felices para siempre.

a (4)

Pasado el tiempo y analizando los resultados vemos que nada de ello es cierto, sólo hay que mirar la última factura, quien se atreva, traducirla a las antiguas pesetas y comparar. En lugar de ello vemos que de eficiencia nada, que de bajada de precios nada, que la supuesta competencia es ficticia porque los precios son similares entre empresas y que sus directivos cobran sueldos escandalosos. En lugar de prestar un mejor servicio y usar sus beneficios en mejorar como empresa con más I+D+i , estas empresas privatizadas se dedicaron a comprar acciones de constructoras y a especular en bolsa con parte de sus presupuestos en sectores que no tenían nada que ver con su negocio.

a (2)

Sin embargo en esta crisis en la que estamos sumidos todavía siguen repitiendo machaconamente el mismo mensaje contra lo público. Muchas personas confunden privatizar con gestionar bien, como si fuesen sinónimos, cuando realmente una empresa pública bien gestionada presta servicios de calidad a unos precios más baratos a la ciudadanía, nuestra sanidad pública siempre ha sido un ejemplo de otros muchos.

6274b459d1bd1c69ddf25723de865a3b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: