Número de personas con las que podemos relacionarnos sin colapsar: el número de Dunbar.

La raza humana ha crecido y se ha multiplicado en la faz de la tierra, y a diferencia de otras especies tiene una capacidad del neocórtex más avanzada que el resto de primates. Pero antes de dar el número veamos algunos ejemplos que nos pueden hacer comprender éste. Porque aunque parezca que nuestra capacidad es enorme, a la hora de la verdad y a efectos prácticos veremos que no es así. La tesis de Dunbar es la existencia de una limitación fisiológica para el número máximo de relaciones que podemos mantener.

cerebro

En un partido de cualquier deporte, pensemos en cuánta gente puede estar jugando a la vez para que tenga algún sentido. Pensemos en la naturaleza en los grupos de animales que conviven, hasta qué punto puede crecer el grupo con interrelaciones controlables, y observamos que de manera natural estos llegado un determinado tamaño se dividen para buscar nuevos territorios que no supongan competencia o conflicto. Las abejas llegado un determinado tamaño se marchan con una nueva reina, los leones, las águilas, …etc, incluso en algunos casos son expulsado de forma expeditiva por sus propias madres.

monos

Esto nos dice que existe un número de otros individuos que somos capaces de tolerar e interactuar con ellos simultaneamente en el día a día. Además ese número será más limitado en la medida que tengamos menos medios para comunicarnos e  interactuar. Partiendo de que la forma más básica de interactuar y relacionarse es el contacto físico, y éste podría consumir la mitad de nuestro tiempo si tuviésemos que hacerlo a diario con un grupo relativamente poco numeroso. Las sociedades cuando han aumentado su número se han subdividido en grupos étnicos, territoriales, religiosos, económicos y jerarquizados ante la imposibilidad de interactuar o tener lazos estables entre todos sus individuos.

patio

En 1992, Dunbar usó la correlación observada en primates no humanos para predecir el tamaño del grupo social de los humanos. Dunbar predijo un grupo de un tamaño de 147,8 (usualmente redondeado a 150), aunque lo consideró un valor aproximado. Se basó sobre todo estimando el tamaño de los primeros grupos humanos, notó que tales grupos están casi siempre cerca físicamente. Un grupo disperso tendría menos lazos, al encontrarse sus individuos de forma menos frecuente. El lenguaje puede haberse generado como un instrumento para socializar fácilmente, ya que el lenguaje puede haber proporcionado cohesión a las sociedades, reduciendo la necesidad de intimidad física y social.

nystreet

A partir de los 150 individuos empiezan a existir los desconocidos, los “amigos de un amigo”, con la consecuente disolución de la identidad del grupo, pasando a ser gente (nombres y caras) y convirtiéndose en personas quienes entran en nuestra esfera. Para tener una relación significativa con alguien, tenemos que invertir tiempo en ella. A partir de ese número 150 son una gente más, lo que le sucede a personas próximas nos afecta más y empieza a perder importancia a medida que son más lejanas (de otro pueblo, de otra región, de otra nación, de otro continente, ….), aunque la desgracia afecte a más personas. Se ven como tragedias las desgracias de las personas próximas y como una mera estadística las de las más lejanas. Lo que define a otros individuos de la sociedad, ya no es aquello que tenemos en común con ellos, sino aquello que nos diferencia y el papel que pueden jugar en nuestra vida.

ny

El número de relaciones humanas está relacionado inversamente entre su calidad y su cantidad, en función de su intensidad. Es un buen experimento pedir apuntar en un papel el nombre de todas aquellas personas con las que realmente nos relacionamos mutuamente en el día a día (no las conocidas), y como ese grupo ha ido variando a lo largo de los años en nuestro círculo social. A medida que pasan los años los círculos sociales suelen ir estrechándose, quizás porque, por ejemplo, las cosas en común de un estudiante con sus compañeros, dejan de serlo en su vida posterior, aunque hay quien se esfuerza más que otros, el tiempo y energía para hacerlo se va reduciendo.

YY

Cuando tenemos un problema serio no recurrimos al muro de facebook o twitter preciamente, sino a alguno de esos 150 (si llega a ese número). En cierto modo seguimos recurriendo a nuestra “tribu” o “aldea” de confianza como primitivamente, aunque esté insertada en la sociedad moderna. Esto no hace más que poner de manifiesto como los avances ciéntificos y tecnológicos, no han cambiado significativamnete nuestro comportamiento social próximo que se desarrolló hace alrededor de 250.000 años.

 REFERENCIAS.
https://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_de_Dunbar
http://hipertextual.com/2014/01/numero-dunbar
http://www.cibermitanios.com.ar/2016/02/el-numero-de-dunbar.html
https://lasindias.com/indianopedia/numero-de-dunbar

6274b459d1bd1c69ddf25723de865a3b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: