Las “propietarias” del mundo.

Tenía pensado escribir antes este post, pero en estos momentos de pandemia global por el coronavirus, no puedo evitar tener el sesgo de pensar ¿donde están en estos momentos críticos las grandes fortunas?, con todo ese poder exclusivamente al servicio del beneficio privado, ¿en qué están ayudando?, cuando es tan necesario estar al servicio del bien común. Esperaremos las explicaciones y los datos, que no sean un lavado de cara e imagen corporativo (pero salvo honrosas excepciones es para ser pesimista). Hablando de estas grandes fortunas, la mayoría de las personas está en la más absoluta ignorancia de la sola existencia de este poder financiero, teniéndo delante de nuestras narices esa enorme concentración de riqueza y poder. Todo este desconocimiento se produce a pesar de vivir en la “sociedad de la información”. Vamos a hablar de las grandes empresas de gestión de activos.

Para hacernos una idea, y tener referencia de las cifras de las que estamos hablando; el PIB mundial en 2018 fue de 85,9 billones de dólares (Estados Unidos 20,5 billones; China 13,6 billones, Japón 4,9 billones, la Unión Europea 18,7 billones, Mundo Árabe 2,7 billones, América Latina y Caribe 5,8 billones, …), datos del Banco Mundial. Los Estados, los bancos tradicionales e incluso grandes corporaciones, están siendo superadas en poder económico por grandes gestores de activos (con todo lo que ello conlleva), y que aglutinan el poder difuso de sus participantes, que sólo les exigen beneficios. El poder de los directivos de los grandes gestores de activos es inmenso, controlan los mercados, condicionan a los gobiernos, son corporaciones para las cuales trabajan directamente cientos de miles de personas, y aún muchas más de forma indirecta. La concentración de la propiedad financiera implica una nueva concentración del control corporativo, ya que los administradores de activos pasivos tienen la capacidad de ejercer el poder de voto en los consejos de administración (por poderes) de accionistas. En una situación de propiedad dispersa y fragmentada, el poder de voto de un accionista individual es bastante limitado, pero los propietarios de bloques con al menos el 5% de las acciones se consideran altamente influyentes, y los accionistas que poseen más del 10% ya se consideran determinantes para la empresa.

Por otro lado las primeras empresas con mayor valor en bolsa, en 2019 sumaban 10,06 billones de dólares (Aramco petrolera estatal de Arabia Saudí con 1,88 billones, Apple 1,39 billones, Microsoft 1,27 billones, Alphabet la matriz de Google 1,02 billones, Amazon 924.520 millones, Facebook 633.490 millones, Grupo Alibaba 610.130 millones, Berkshire Hathawai holding inversor de Warren Buffett 562.390 millones, Tencent Holdings tecnológica china 492.900 millones, VISA 441.610 millones, JP Morgan 433.480 millones, y Johnson & Johnson sanitaria y farmacéutica 392.600 millones).

La principales empresas de gestión de activos (asset management firms) manejan activos por valor de billones de dólares. Hablando de cifras aproximadas que oscilan entre los años 2016 y 2020:  Blackrock 6,96 billones, Vanguard Group 5,6 billones, Charles Schwab 3,36 billones, UBS 3,1 billones, JP Morgan Chase 2,78 billones, State Street Global Advisors 2,8 billones, Fidelity Investments 2,5 billones, Allianz Group 2,3 billones, Bank of New York Mellon 1,8 billones, PIMCO 1,6 billones, AXA Group 1,5 billones, Capital Group 1,47 billones, Goldman Sachs 1,37 billones, Blackstone, …… Cifras multimillonarias que aumentan año tras año, Sigue leyendo

Transhumanismo H+, una realidad emergente.

El transhumanismo (abreviado como H+ o h+) es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como eventual objetivo transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual. Años posteriores a la Segunda Guerra Mundial horrorizado por el aborrecible uso de la eugenesia que se había hecho, Huxley propuso el término “transhumanismo” para referirse a la perspectiva según la cual el ser humano debe mejorarse a sí mismo. El futuro basado en la premisa de que la especie humana en su forma actual no representa el punto final de nuestro desarrollo, sino más bien una fase comparativamente temprana.

1 Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: