La guerra no lineal o híbrida.

Dicen que la mejor manera de actuar del demonio sería convencer al mundo de que no existe. Cuando no sabes a qué te enfrentas, cuando tu enemigo es invisible, cuando no reconoces las conexiones entre distintos hechos, cuando la forma de actuar rompe todos tus esquemas tradicionales, cuando no puedes preveer los siguientes movimientos, cuando la población colabora con enemigos internamente pensando que persigue sus propios fines, cuando la información está manipulada, cuando hay sectores de la población cuyo único objetivo es castigar al establishment (por sus deméritos), …. entonces podemos decir que tenemos un problema con quien en la sombra maneja esos hilos. Bienvenidos a la guerra no lineal o híbrida, que convierte cualquier herramienta en arma.

La guerra no lineal o híbrida es de reciente creación (2014) con el que se identifica un nuevo tipo de guerra que da por superadas la guerra convencional (entre estados) y la guerra asimétrica (ejército convencional contra fuerza insurgente). Esta nueva especie de guerra híbrida está definida por el hecho de que no hay una distinción real entre la guerra y la paz. A diferencia de lo que  ocurre en la guerra convencional, el centro de gravedad de la guerra híbrida es un sector determinado de la población. El enemigo trata de influenciar a los estrategas políticos más destacados y a los principales responsables de la toma de decisiones, combinando el uso de la presión con operaciones subversivas. Implica esfuerzos a diferentes niveles con el objetivo de desestabilizar un estado funcional y provocar una polarización y la división de su sociedad. Muchos conflictos sociales que aparentemente tienen cierta justificación, realmente obedecen a esta estrategia. El agresor a menudo recurre a actuaciones clandestinas para no asumir la responsabilidad o las posibles represalias.

Al contrario de los modelos teóricos clásicos donde el futuro es previsible, la realidad no lo es, y evoluciona de una forma compleja con múltiples variables, a veces no intercontectadas aparentemente o simplemente no conocidas, y la forma de entenderla es mediante métodos no lineales. Estamos ante un diagnóstico de la actual situación política y estratégica, y no sólo ante un caso de literatura fantástica. La crisis económica y los movimientos sociales “espontáneos” nos han llevado a una situación de confusión que hábilmente manipulados pueden suponer que la realidad, tal como la vemos sea un puro teatro, mientras entre bastidores son otros quienes mueven los hilos y manipulan cada una de sus manifestaciones (proporcionando desinformación o directamente financiándolos). Lo importante no que se visualize su poder (es ostentarlo), y el objetivo es tener el control para que en cada momento éste se pueda usar en el sentido que interese, manipulando esas masas en un sentido u otro. Consiste en evitar el enfrentamiento directo con el enemigo y luchar con armas de alta tecnología, precisión y largo alcance. Se le atribuye en la literatura al Kremlin el uso de estas prácticas de una forma magistral y brillante (para sus intereses), en el conflicto de Ucrania, Siria e influencias en determinados partidos y personajes de occidente, incluso con sospechas de manipular resultados electorales. Surkov, asesor principal de Vladimir Putin la define como una guerra que no se libra para lograr una victoria o una derrota; es decir, propone la conversión de la política en guerra no lineal, anulando así su función tradicional de evitar conflictos armados. En una guerra puede ser más importante que ganarla: conquistar (o confundir) a la opinión pública, mantener el apoyo del pueblo ruso a su gobierno y recuperar el papel de Rusia como gran potencia, que cree que le ha sido ninguneado desde el final de la Guerra Fría.

Son claves en esta estrategia los grupos de los países occidentales, altos cargos de multinacionales con intereses económicos y partidos de la extrema derecha que aprueban el anti-europeísmo del Kremlin, los de la extrema izquierda que apoyan el anti-americanismo ruso, o incluso grupos de conservadores religiosos que aprecian la hostilidad del Kremlin hacia los homosexuales,….etc. Las estrategias de la guerra no lineal son muy variadas: cada grupo tiene sus propios objetivos y actúan en consecuencia, sólo hay que intervenir en su apoyo (incluso sin que sean conscientes del gran juego) en cada momento para cambiar los equilibrios en un sentido u otro, según interese. A diferencia de una invasión militar a gran escala o una contienda bélica con frentes clásicos, la guerra híbrida combina el empleo de estrategias militares no convencionales con operaciones hostiles de inteligencia, información, comunicación o amenazas y presiones políticas que entran en el terreno de la guerra psicológica. Acciones que buscan derrotar, debilitar o someter la voluntad del adversario. Operativos de fuerzas especiales encubiertos, grupos armados actuando como proxies (guerra por delegación), inteligencia subversiva, sabotaje, ciberguerra, guerra de información (campañas de desinformación y rumores falsos) o la presión económica y amenaza de sanciones, entre otros, son instrumentos de guerra híbrida. Las acciones de terceros estados en este contexto se miden por su nivel de intensidad, pero también en el grado de autoría asumida, ya que muchas de esas actuaciones son clandestinas o encubiertas. Cada conflicto exige un enfoque particular que no puede ser aplicado como una plantilla en la siguiente contienda.  La flexibilidad es un rasgo intrínseco de la guerra híbrida.

La guerra híbrida reúne particularidades de la guerra asimétrica, y no pocas similitudes con la clásica guerra de guerrillas: una cadena de mando descentralizada, unidades sin contacto entre sí, flexibilidad estratégica, maniobras envolventes y cercos a unidades completas, es multidimensional. Se crea un clima de ambigüedad que impide al oponente determinar si está en tiempos de paz o de guerra. El conflicto trasciende el escenario militar para alcanzar también la economía, las nuevas tecnologías de comunicación (ciberguerra), la inteligencia o los medios de comunicación y redes sociales mediante la llamada guerra de la información, es creciente. En los últimos tiempos, el partido Demócrata de los Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania, han denunciado haber sufrido este tipo de ataques. Tienen dimensiones en tres campos de batalla: el propio del enfrentamiento armado, el de la percepción de la población local y la comunidad internacional. Es una contienda con objetivos flexibles y opacos (para los enemigos y para los aliados), no importa que las fuerzas del enemigo sean superiores, siempre se pueden encontrar métodos para vencer maximizando sus debilidades y ajustando los objetivos, no es renunciar a los conflictos, sino jugarlos en las mejores condiciones para ganarlos; los objetivos de las operaciones se ajustan a lo alcanzable.

Si se desintegra el orden de paz la Unión Europea no estará preparada, ni mental, ni política, ni militarmente. En las últimas elecciones hemos visto como intervenciones de terceros países (impensables antes) han sido decisivas. En esta era de la postverdad el arma más poderosa son las palabras, se les cambia el sentido, se utiliza su fuerza para volverlas en contra de los adversarios: si hay una acusación, se acusa de vuelta a los  detractores, se siembra la duda y se cosecha desconfianza. Se rompen coaliciones y debilita a los opositores. La mentira y la falacia es parte de la guerra no lineal. Es una compleja estrategia invirtiendo mucho esfuerzo y mucho dinero porque se  ha entendido que la información y la desinformación pueden ser más eficaces que las armas. Batallones de hackers, fábricas de trolls, medios de comunicación controlados y ciberataques organizados apoyados por los servicios secretos de inteligencia, extendiendo su influencia y disputando la capacidad de “manipular a la opinión pública”. Europa cuenta con la OTAN para su defensa, si sus países miembros  demuestran solidaridad entre sí. La opinión pública no toma decisiones estratégicas, pero influye en el proceso de toma de decisiones, sobre todo en las épocas electorales. Una UE desunida (antieuropeismo de ambos signos políticos, crisis, brexit), radicalizada, polarizada, descoordinada y una OTAN debilitada (falta de compromiso de Trump), son el escenario perfecto para la debilidad, pues no aparenta estar preparada aún para responder al desafío en solitario.

Aunque Occidente es superior en áreas de cooperación convencional (económica, cultural y tecnológica), tiene dos tendones de Aquiles: el militar con un aumento de las tensiones actuales (con una ruptura de la estructura de la seguridad y defensa europea); y el energético por su falta de apuesta y retraso en energía alternativas, perfectamente viables, que la hacen estúpidamente dependiente. Europa es un lugar de paz, pero no un lugar seguro, porque carece de una visión común sobre su política exterior y no tiene capacidad militar, ni voluntad política de ser un actor estratégico. Los europeos no consideran válida la regla de los mosqueteros ‘todos para uno y uno para todos”, en el caso de que un país fuese atacado, y esto genera desconfianza mutua. La actitud de Occidente ha estado marcada por la creencia equivocada de que Rusia se iba a democratizar e incorporar a las instituciones occidentales, que “sería como nosotros”. Rusia intentó en vano acercarse a Occidente, pero se identifica más con los valores europeos del siglo XIX: la familia, el protagonismo de la Iglesia y de la religión en la vida política y social, y la defensa de la soberanía nacional. Rusia no pretende gobernar ninguno de estos países de su antigua órbita, pero quiere lograr un control indirecto que impida que hagan lo que Rusia no quiere que hagan, haciendo caso omiso de su soberanía e independencia nacional y considerándolos como sus ‘zonas de influencia naturales’, utilizando para ello si es necesario todo su poder de mercado, militar y energético.

Estamos en una situación de competencia estratégica grave, aunque las armas empleadas no sean convencionales y el (des)orden mundial sea diferente del de la Guerra Fría. La falta de entendimiento de estos hechos constituye uno de los mayores obstáculos para articular una estrategia, ya que no se reconoce el peligro. Las sanciones económicas y la bajada de los precios de los hidrocarburos debilitarán a Rusia. La incapacidad de Occidente para reaccionar puede estimular la agresividad. Esto no significa renunciar al diálogo, porque los conflictos de Oriente Medio y en la lucha contra el terrorismo lo hacen imprescindible. La política actual de disuasión de la OTAN para la guerra híbrida se basa en una respuesta militar rápida. Tiene tres posibles puntos débiles:

  • La dificultad de ponerse de acuerdo sobre el origen de un conflicto, que es una importante barrera a la hora de emprender la acción colectiva.
  • Combatir las amenazas irregulares, la fuerza por sí sola no es suficiente, con independencia de lo rápida que pueda ser una respuesta, el despliegue será siempre un caso de “demasiado poco, demasiado tarde”, y muchas veces el conflicto evoluciona pasando desapercibido.
  • Una disuasión basada únicamente en la fuerza militar no resultará creíble. Para afrontar las amenazas irregulares no puede limitarse a resucitar la estrategia de la represalia masiva, ni confiar exclusivamente en un solo procedimiento de actuación.

Trump es un alumno aventajado en la práctica de la guerra no lineal, una de sus víctimas es México al que ha atacado practicando una diplomacia de matonismo con los más débiles: muro, deportaciones, xenofobia, veto de inversiones, … olvidando los principios de estabilidad y cooperación, inoculando su veneno populista racista y xenófobo en dos sociedades al mismo tiempo a ambos lados de ese muro. Sin embargo no se sabe cuales son los efectos a largo plazo de generar determinados conflictos (todavía estamos pagando los efectos de la desestabilización de Siria y Oriente Medio en los años 70).

Siempre nos quedará la duda si (después de rescatar a los bancos y todo el sistema financiero en esta crisis), detrás de tanta cortina de humo, tanto shock inducido, que todo esto no sea la excusa para una operación de rescate de la industria y el lobby armamentístico, ya que la ciudadanía tan castigada no soportaría a las claras un nuevo desvío de fondos masivos sin una muy muy buena justificación. Ya directamente se está pidiendo un aumento del 2% en el gasto militar en todos los países de la alianza para combatir una amenaza que han provocado, por acción u omisión, en algunos casos los mismos que lo piden.

No hablar y entender que existe este fenómeno, u ocultarlo tras eufemismos más o menos diluidos, puede llevar a recordar la frase de Aldous Huxley, referente a que los hechos no dejan de existir porque los ignoremos; y que el hecho bélico, la guerra no lineal, sigue siendo, por desgracia, una realidad. A nivel de calle a la ciudadanía se le vende (con mucha razón o ninguna) un protagonismo que realmente no tiene, forman parte de un teatro como figurantes donde el guión de la obra lo escriben otros; anida la demagogia que apela a los sentimientos más primarios humanos, nubla la razón y el buen juicio de las decisiones reflexionadas y con la inmediatez de la reacción en caliente se les pretende guiar a soluciones fáciles y engañosas. En esta situación es muy difícil combatir algo más global que no se conoce o no se es consciente de que exista, y mucho menos articular una reacción de la que debe formar parte toda una sociedad polarizada, dividida y enfrentada; ahí reside la fuerza de esta estrategia.
REFERENCIAS.
http://www.tendencias21.net/El-pensamiento-no-lineal-es-la-nueva-forma-de-ver-el-mundo_a267.html
https://goo.gl/oC1RD3
http://www.dsn.gob.es/eu/actualidad/infografias/guerra-no-lineal
https://www.esglobal.org/rusia-se-adapta-a-la-guerra-hibrida-del-siglo-xxi/
http://www.elmostrador.cl/noticias/mundo/2015/06/10/la-guerra-hibrida-de-putin-contra-occidente/
http://es.rfi.fr/general/20170314-la-resena-de-la-prensa-francesa-del-14-de-marzo-de-2017
https://goo.gl/By0Y52
https://goo.gl/0WaV8K
https://www.pagina12.com.ar/16858-o-todos-somos-mexico-o-trump-nos-borra
https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_h%C3%ADbrida
http://www.nato.int/docu/review/2014/Also-in-2014/Deterring-hybrid-warfare/ES/index.htm
http://internacional.elpais.com/internacional/2014/12/05/actualidad/1417804181_973994.html
https://goo.gl/I9OA3C
https://goo.gl/5qk3Q4
http://www.excelsior.com.mx/global/2017/01/02/1137332
https://goo.gl/sUqV96
https://es.wikipedia.org/wiki/Pensamiento_lateral

Una respuesta

  1. Es muy interesante el artículo, es una guerra no lineal porque una guerra de muchas formas y son muy sutiles, como la guerra económica, financiera mediática, seguido de la guerra psicológica a la población que no se da cuenta, por los grandes medios, es invisible y no termina, la manipulación a los gobiernos de los pueblos, estos responden a modo de marionetas. La situación que estamos viviendo no será por tiempo indefinido, estamos próximo a un gran cambio y transformación de conciencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: