Blockchain una nueva tecnología que puede revolucionar el futuro.

La humanidad necesita producir y gestionar permanentemente una gran cantidad de información fiable. Si eliminamos la componente humana incapaz de procesar esa ingente cantidad de información, y lo dejamos en manos de las máquinas, donde existe el riesgo de la seguridad informática, puesto que puede ser hackeada la información. El sistema de Blockchain fue creado en 1991, pero no fue usado hasta 2009 cuando Satoshi Nakamoto (que nadie sabe quien es), lo usó de base para crear los Bitcoin. Pero esta tecnología transciende a esta criptomoneda, porque son múltiples sus aplicaciones seguras e imposibles de falsificar (como son: contratos, votar en elecciones, transacciones bancarias, registros médicos, procedencia de alimentos, cadena de frío, origen e historial de las joyas, ….). Almacenando información más transparente y veraz, con muchos ojos mirando, muchos testigos que impiden que la información sea falseada, lo que lo convierte en un entorno fuera del sistema tradicional.

1

Una Blockchain (cadena de bloques) es una inmensa base de datos que se distribuye entre todos sus participantes. Es decir, es un libro de registro (ledger) inmutable que contiene la historia completa de (todas, de toditas) las transacciones que se han ejecutado en una blockchain. A cada participante se le llama nodo, que en realidad viene a ser un ordenador más o menos potente. Estos nodos se conectan en una red descentralizada, sin un ordenador principal. Son redes llamadas P2P que hablan entre sí usando el mismo lenguaje (protocolo). Blockchain no se protege con un antivirus, ni con un firewall, sino que se autoprotege con su poderosa estructura de cadena de bloques, donde cada bloque puede contener diferentes tipos de información, con un identificador irrepetible y único que lo hace imposible de hackear por su complegidad. Todos están mirando, y tienen una copia idéntica que detecta cualquier cambio (aunque sea una coma, un espacio o un caracter). Tiene muchas matemáticas detrás, puesto que la base de todo se reduce a la criptografía y algoritmos.

8

El mensaje que transmiten se le llama token. Un token (símbolo, señal o ficha) no es más que una representación de la información que aloja la red. Esta información puede representar cualquier tipo de activo, bien o servicio, como por ejemplo el dinero en forma de bitcoin, un alquiler de un chalet o una compra de energía. La información viaja encriptada, gracias a lo cual puede estar distribuida sin que se revele su contenido. Es una base de datos distribuida y segura (gracias al cifrado), que se puede aplicar a todo tipo de transacciones que no tienen por qué ser necesariamente económicas. Las transferencias de tokens se agrupan en bloques, que se van generando cada cierto tiempo. Las nuevas transferencias que no han cabido en un bloque se han de agrupar en el siguiente, el cual va indisolublemente enlazado al anterior. Y así sucesivamente. De ahí el nombre cadena de bloques.

3

En la red, al igual que en nuestra vida real, seguimos teniendo el mismo problema: no nos fiamos los unos de los otros. Por eso necesitamos una tercera parte que verifique quiénes somos. La forma más frecuente es el DNI o el certificado digital. Esto es aún más delicado cuando de lo que se trata es de transferir dinero. Hasta ahora, los intermediarios financieros como la banca o Paypal, entre otros, han sido imprescindibles. Los intermediarios que certifican que somos quienes somos, claro está, se quedan con tus datos y comercian con ellos. Restringen tu privacidad, y sin privacidad no hay libertad. La clave de esta nueva tecnología es el consenso: si todos tenemos la misma información, esa información es verdad.

4

No existe una única Blockchain, hay muchas cadenas de bloques. Tantas como queramos. Pueden estar interconectadas entre sí. Y pueden usarse para muchas cosas distintas. Para cualquier tipo de transacción se podría hacer una. Las hay de dos tipos: públicas y privadas (también las hay híbridas). Las públicas son, por ejemplo, sobre las que trabajan bitcoin (que fue la primera Blockchain que hubo) o Ethereum. Aquí puede entrar quien quiera. En las privadas solo pueden entrar quienes digan sus propietarios, para usos concretos.

5

Sobre cómo conseguir criptomonedas como los bitcoin, ethereum, litecoin, ripple,…, se puede hacer de tres formas: La primera de ellas (la más sencilla), es comprándolas intercambiando nuestro dinero tradicional, la divisa de nuestro país, ya sean euros, dólares o cualquier otra moneda, por bitcoins. La segunda forma es mediante el intercambio de bienes o servicios con otros usuarios, la compra/venta tradicional, pero pagando/cobrando por productos o por nuestro trabajo en bitcoins. La tercera, y más compleja, es la de ejercer la minería. Ese minado de bloques consiste en la realización de una serie de complejos cálculos que requieren tiempo y (cada vez más) electricidad, para el proceso de construcción de esos bloques, que quedarán registrados de forma permanente en esa cadena de bloques, y no podrán ser modificados sin que se alteren todos los bloques enlazados con él, una operación que además necesitaría que la mayoría de los nodos la validasen.

Veamos como funciona este sistema de almacenamiento de información, seguro, anónimo, descentralizado y libre de falsificaciones. Una blockchain es una cadena de bloques que contienen cada uno información del anterior. Cada bloque está compuesto por un fichero con información relevante que contiene tres elementos (por ejemplo el de bitcoin):

  • Información referida a las transacciones de dinero (emisor, receptor, fecha, cantidad,..).
  • El Hash, que es una cadena de números y letras de identificación del bloque, único e irrepetible, y para obtenerlo necesitamos matemáticas. Concretamente el algoritmo de generación de hash (se llama Sha256, que se usa también en la verificación de paquetes linux, o de protocolos de internet o incluso en tribunales internacionales). El hash se genera según el contenido de cada bloque, lo cual significa que cualquier mínimo cambio modificaría ese hash.
  • El Hash del bloque anterior, por lo que está “encadenado” al anterior y al siguiente, creando así una cadena. Cualquier cambio en alguno de ellos haría que no encajaran en la cadena, y todos los participantes lo saben y se invalidaría ese bloque falso de la cadena. Esto lo hacen el resto de usuarios, no un ordenador central, muchos y todos en igualdad de condiciones, bien como usuarios del sistema de transacciones o como creadores de bloques (mineros).

7

 

Todos lo ordenadores de la red guardan información de la cadena de bloques, todo el mundo tiene su copia de toda la información, esta descentralización, y hace que sea muy difícil que se pierda. El blockchain de bitcoin es toda la red de ordenadores que tienen instalado el software gratuito, libre, de código abierto, y todos tienen toda la información de la cadena de ficheros de bitcoin con todas y cada una de las transacciones de bitcoin de la historia. Con esa cadena de bloques sabemos cuantos bitcoin tiene cada usuario y de donde han salido.

La información de los bloques está encriptada con clave pública y clave privada, sólo quien la creo la puede leer, esto hace que sea segura y anónima. Para añadir un bloque nuevo al historial y que todos los nodos de la red tengan una copia exacta, cuando ese nuevo bloque está dispuesto para añadirse a la cadena, los mineros reciben un aviso, para que calculen la prueba de trabajo y añadan su número al bloque. El que lo consigue (probando millones de combinaciones aleatoriamente, tendrá ventaja quien tenga más ordenadores con más capacidad de cálculo) avisa, se comprueba que todo es correcto y recibe una recompensa en bitcoins. Una función de hacer hash es una función matemática que recibe un fichero de texto encriptado y le asigna un hash. El hash depende del texto, de manera que si le cambias una coma, el resultado ya no tendría nada que ver (eso impide que se cambie o se falsifique cualquier bloque). Con el hash final es imposible conocer el texto de donde proviene.

Una blockchain unida a otras tecnologías como el internet de las cosas, puede aplicarse a cualquier transacción que requiera de una verificación. Plantea una enorme revolución no solo en nuestra economía, sino en todo tipo de ámbitos. Mientras exista la necesidad de realizar transferencias de valor entre dos o más partes en un entorno de desconfianza y medios inseguros, el blockchain tendrá cabida, pues promete transacciones seguras entre personas en todo el mundo sin necesidad de intermediarios, con aplicaciones como:

  • Consorcio R3: las propias entidades financieras, que muchos tratan de reemplazar con Bitcoin o Ethereum, han creado el consorcio R3 para averiguar cómo aprovechar la cadena de bloques en los sistemas financieros tradicionales. Uno de los primeros problemas de la aplicación de este esquema es el anonimato que proporciona el diseño de la cadena de bloques, algo que han resuelto con el llamado “libro de contabilidad autorizado” (‘permissioned ledger’), una variante muy peculiar de la cadena de bloques de bitcoin, por ejemplo, que sí que identifica a los usuarios que añaden bloques y que hace que las transacciones del sistema solo puedan consultarse por ciertas partes.
  • Registro de propiedades: el gobierno japonés ha iniciado un proyecto para unificar todo el registro de propiedades urbanas y rústicas con tecnología de cadena de bloques, lo que permitiría contar con una base de datos abierta en la que se pudieran consultar los datos de las 230 millones de fincas y 50 millones de edificios que se estima existen en el país asiático. En Dubai están planeando algo muy parecido.

9

  • Pagos en el mundo real: una startup llamada TenX ha creado una tarjeta prepago que se puede recargar con distintas criptodivisas para luego pagar con ella en cualquier sitio, como si esa tarjeta tuviera dinero convencional, sin importar si ese establecimiento acepta o no este tipo de monedas virtuales.
  • Carsharing: la empresa EY, subsidiaria de Ernst & Young Global Ltd está desarrollando un sistema basado en la cadena de bloques que permite, a empresas o grupos de personas, acceder a un servicio para compartir coches de forma sencilla. El llamado Tesseract permitiría registrar quién es el propietario del vehículo, el usuario de ese vehículo y generar los costes basados en el seguro y otras transacciones en este tipo de servicios.
  • Almacenamiento en la nube: normalmente los servicios de almacenamiento están centralizados en un proveedor específico, pero la empresa Storj quiere descentralizar este servicio para mejorar la seguridad y reducir la dependencia de ese proveedor de almacenamiento.

 

10

  • Identidad digital: los últimos y gigantescos fallos de seguridad y robos de datos, han hecho que la gestión de nuestras identidades se convierta en un problema muy real. La cadena de bloques podría proporcionar un sistema único para lograr validar identidades de forma irrefutable, segura e inmutable. Hay muchas empresas desarrollando servicios en este ámbito, y todas ellas creen que aplicar la tecnología de la cadena de bloques para este propósito es una solución óptima.
  • Música: aunque hay críticas que afirman que esta opción no tiene validez, hay quien afirma que la distribución musical podría sufrir toda una revolución si se lograra implantar un sistema basado en la cadena de bloques para gestionar su reproducción, distribución y disfrute. La mismísima Spotify está apostando fuerte por su propia cadena de bloques.

11

 

  • Servicios públicos/gubernamentales: otro de los ámbitos más interesantes de la aplicación de la cadena de bloques es en los servicios públicos que podrían presumir así de una transparencia absoluta. Las áreas de actividad son múltiples: desde la gestión de licencias, transacciones, eventos, movimiento de recursos y pagos, gestión de propiedades hasta la gestión de identidades. De hecho el robo masivo de datos en Equifax han hecho que algunos propongan la sustitución de los números de la seguridad social en Estados Unidos con un sistema basado en la cadena de bloques. Hay iniciativas incluso para “descentralizar el gobierno”, y Bitnation es una de esos proyectos que tratan de convertirnos en “ciudadanos del mundo”.
  • Seguridad social y sanidad: aunque se podría englobar dentro de los servicios públicos mencionados, la sanidad pública podría sufrir una verdadera revolución con un sistema de cadena de bloques que sirviera para registrar todo tipo de historiales médicos y resolver uno de los problemas clásicos de la gestión de la sanidad.
  • Gestión de autorías: aunque relacionado con lo mencionado para el mundo de la música, Ascribe es una plataforma que trata de ayudar a creadores y artistas a atribuirse la autoría de sus trabajos a través de la cadena de bloques. Hay otras muchas plataformas en este ámbito (Bitproof, Blockai, Stampery, por ejemplo) que entre otras cosas permiten generar tiendas en las que se puedan comprar trabajos originales de una forma segura y sencilla.

Aunque, no todo son ventajas en el uso de esta tecnología, y de las bitcoin, porque no está exenta de problemas e incertidumbres, ya que requieren grandes cantidades de potencia de computación y energía, mientras que las redes que las respaldan solo pueden realizar un número limitado de transacciones al día. También están pendientes de resolverse otros aspectos, como la forma en que los gobiernos regulan y gravan impuestos a los contratos mediante el uso de blockchain. Incluso su situación legal no está del todo clara actualmente, ya que el blockchain no está regulado por reglamentaciones específicas. Las cadenas de bloques tampoco garantizan que la información que poseen sea precisa desde el inicio, sino que sólo muestran si esa información ha sido manipulada. Por eso también podrían ser susceptibles de entradas fraudulentas cuando se crean. Sin embargo, los “especialistas en blockchain” están en una lista de las 50 profesiones que aumentarán de importancia en los próximos cuatro años. Y junto a esto, habrá un número creciente de puestos de trabajo.

 

REFERENCIAS
Las matemáticas de BLOCKCHAIN
Bitcoin: qué es, cómo funciona, dónde conseguirlo y cómo invertir.
Qué es blockchain: la explicación definitiva para la tecnología más de moda
Guía básica para entender de una vez qué es eso del ‘blockchain’.
Qué es “Blockchain” en 5 minutos.
Cómo el “blockchain”, la tecnología detrás del bitcoin, se convirtió en un lucrativo negocio (más allá de la criptomoneda)
50+ Examples of How Blockchains are Taking Over the World

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: