Coronavirus.

La especie humana ha mirado y mira el planeta Tierra como si fuese su dueña. Piensa que controla a la naturaleza, pero es todo lo contrario; nuestra civilización no ha llegado a ese punto. La naturaleza, nos acaba de mandar al rincón de pensar, y va a resetear todo nuestro planeta. En estos momentos no conocemos el recorrido que tendrá el Covid-19, esperemos que el daño sea mínimo, pero supone una cura de humildad para nuestra sociedad, un aterrizaje en plancha contra una realidad dura, y no previsible.

Una persona come una sopa de un animal salvaje, se contagia de coronavirus y cambia el mundo. Es otra versión del “efecto mariposa”, un ejemplo particular propuesto por Edward Norton Lorenz, de la Teoría del Caos, que implica que si en un sistema se produce una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a corto o medio plazo. Voila!!!

En un mundo hiperconectado, el circo está servido. Quitando las fuentes oficiales, aparecen algunos comunicadores, tertulianos, “influencer”, … en gran cantidad de medios y redes, que de pronto son “expertos en gestión de emergencias sanitarias” de pacotilla, para opinar sin ningún ruborcuando” y “qué” se debería hacer. Economistas y mercados preocupados, porque si nadie sobrevive caerán los beneficios y sería muy difícil la recuperación económica (es sarcasmo). Con seguridad muchos paises terminarán el año 2020 con recesión, sufriremos desempleo y las sacudidas de los mercados financieros. Esperemos que no sea la coartada, para perpetrar los desmanes de la crisis de 2008; y hayamos aprendido para no cometer los mismos errores.

Esta crisis sanitaria supone una gran ensayo global de lo puede suceder en el futuro, donde (puestos a suponer) podrían sucederse crisis biológicas aún más contundentes, o consecuencia de otros fenómenos naturales, como puede ser el provocado cambio climático (los avisos están ahí). Sigue leyendo

El autoengaño, el populismo y el fanatismo también se consolidan fisiológicamente. La disonancia cognitiva.

Los discursos populistas interiorizan estrategias de manipulación y persuasión, que se basan sobre todo en recurrir a las emociones y huir de la lógica. Las emociones nos impulsan a actuar sin pensar. No es casualidad, tiene una base científica y biológica, la zona del cerebro de las emociones es la más primitiva y desarrollada. Mientras que la zona de la lógica, al ser más nueva, menos desarrollada tiene una actuación secuencial posterior. Eso propicia que en la inmediatez seamos seres  emocionales en mayor parte. Cuando se repite muchas veces una mentira, acaba siendo realidad en la mente de quienes la escuchan acríticamente. Esto es así porque las células neuronales repiten el mismo patrón una y otra vez, hasta que acaban convirtiéndose en enlaces neuronales permanentes, conocidas como redes neuronales. Esta conexiones ya no son fáciles de eliminar, porque pasan a ser parte de la identidad del individuo. Así nacen las convicciones y el sectarismo, si se tiene la habilidad de dar con los mensajes clave que se trasladan. El fanático en verdad cree lo que dice, por más pruebas que le des en contra.

El sistema límbico es un sistema formado por varias estructuras cerebrales que regulan las respuestas fisiológicas frente a determinados estímulos. Es decir, en él se encuentran los instintos humanos. Sigue leyendo

La importancia de la simetría en la existencia de la vida humana.

La simetría es un hecho muy intuitivo que siempre ha llamado la atención en el mundo artístico, y que hemos tenido delante de nuestras narices, en todo nuestro entorno, prestándole menos atención de la debida, y resulta que tiene unas consecuencias importantísimas en la comprensión del mundo físico y la vida. La simetría además de equilibrio, armonía y otras consideraciones que apreciamos a simple vista, tiene muchas forma de entenderse; desde la correspondencia exacta en forma, tamaño o posición, hasta una correspondencia en la disposición de las partes o puntos en relación con un centro, un eje o un plano; según la disciplina que la estudie. Hasta el punto de que las interacciones fundamentales tienen mucha importancia en la naturaleza y las pequeñas diferencias en esa simetrías dan lugar a la vida. Según Einstein las leyes físicas pueden ser deducidas de los requisitos de simetría.

m

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: