Transhumanismo H+, una realidad emergente.

El transhumanismo (abreviado como H+ o h+) es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como eventual objetivo transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual. Años posteriores a la Segunda Guerra Mundial horrorizado por el aborrecible uso de la eugenesia que se había hecho, Huxley propuso el término “transhumanismo” para referirse a la perspectiva según la cual el ser humano debe mejorarse a sí mismo. El futuro basado en la premisa de que la especie humana en su forma actual no representa el punto final de nuestro desarrollo, sino más bien una fase comparativamente temprana.

1

Con el avance la tecnología hoy en día y su proyección acelerada de futuro, podemos aventurar que, en relativamente poco tiempo, pueden existir mejoras (en la genética, la nanotecnología, inteligencia artificial o la robótica) que hoy en día nos parecen de ciencia ficción. Un transhumano sería resistente a las enfermedades y al proceso de envejecimiento, por lo que tendrá un tiempo ilimitado para aprender más y generar más habilidades; tendrá vigor ilimitado y no se sentirá cansado, harto o irritado; controlará sus deseos, estados mentales y emociones; tendrá una capacidad más grande para el placer, el amor, la apreciación del arte y la serenidad; experimentará estados de conciencia que el cerebro del humano actual no puede siquiera sospechar, etc. Hasta tal punto que los posthumanos serán capaces de diseñarse a sí mismos. Una de ellas será sin duda la capacidad que tendremos los humanos de prolongar nuestra vida más allá de lo que hoy biológicamente soñamos, mediante la lucha contra la enfermedad, la reparación de tejidos, la mejora de nuestra inteligencia. Se calcula que todos los avances del siglo XXI equivaldrán a siglos del ritmo del siglo XX. Las nuevas inteligencias a su vez crearán otras superiores a ellas de segunda generación y así exponencialmente.

2

En los siglos futuros existirán profesiones que hoy en día son imposibles de imaginar, tecnologías y avances que nos darán una capacidad increíble integrándolas en nuestra vida cotidiana. Ya no hablamos de máquinas inteligentes, sino la capacidad de integrar esa capacidad nosotros mismos como raza humana.  Desarrollar nuevas formas de producción más eficaces que acaben con la pobreza, o dejar  de estar atados a un sustrato biológico, la posibilidad de que el carácter humano pudiera darse en otro tipo de soportes que no fueran biológicos, habría una serie de limitaciones que no tendríamos, seríamos más felices y mejorarían nuestras capacidades intelectuales.

3

Este movimiento va más allá de hipótesis de alargar nuestra existencia, sino también mejorar a los seres humanos a través de la técnología, dando un salto evolutivo decisivo sin tener que esperar eventuales mejoras frutos de una evolución natural que tardaría millones de años. Esos nuevos humanos fruto de este proceso podrían considerarse semidioses comparados con nosotros mismos, por las capacidades físicas e intelectuales que adquirirían gracias a la tecnología. No olvidemos que no hace ni dos siglos la esperanza de vida en Europa era de 35-40 años. Existe el imperativo ético perfeccionista de tratar de progresar y mejorar la condición humana, también es posible y deseable para la humanidad entrar en una fase de la existencia poshumana, en la que los humanos controlen su propio futuro proceso evolutivo.

4

Como todo avance de la humanidad se plantean problemas de todo tipo tanto: éticos, sociales o morales. Lo mismo que cuando surgió internet hablábamos de la brecha digital entre aquellas personas que tenían acceso o no a la red. No faltan los defensores, los detractores de cualquier avance y de los usos que se le pueden dar a las tecnologías. En este caso estaríamos hablando del acceso a la superinteligencia, a la inmortalidad, eterna juventud, control de la población,.., etc. que sólo podría ser asequible a personas o países más ricos.

6

Hay al menos tres disciplinas clave:

  1. La genética: que garantiza aumentar la esperanza de vida y acabar con las enfermedades.
  2. La nanotecnología: que máquinas microscópicas se inserten en nuestro cuerpo para reparar todo tipo de daños celulares.
  3. La robótica que, en el 2029, habrá una inteligencia artificial indistinguible de la humana, lo que se llama una inteligencia artificial fuerte, capaz de pasar el test de Turing (una conversación a lo Blade Runner, en la que se detecta si un interlocutor es humano o no). Hablamos de máquinas con inteligencia emocional, capacidad moral y habilidad para decidir y resolver problemas.

5

Grandes compañías como Google invierte miles de millones en el transhumanismo y anuncian el fin del envejecimiento y la fusión humano-máquina. Google ha comprado las ocho principales empresas de robótica. Apple, Microsoft o IBM, están invirtiendo también en ello. Millonarios concretos, como el fundador de PayPal, el alemán Peter Thiel, financian -como ya sucedía en la Edad Media- investigaciones que les puedan acercar a la inmortalidad, vendió su empresa a eBay por 1.500 millones dólares. Desde entonces, se ha dedicado a dirigir varios fondos de inversión con un único objetivo: esquivar la muerte. Larry Ellison, fundador de Oracle, ha donado más de 430 millones de dólares a la investigación para retrasar el envejecimiento. El magnate ruso Dmitry Itskov planea crear un ciborg que albergue la conciencia humana tras la muerte y permita vivir a los hombres sin las ataduras del cuerpo. Agencias como DARPA están dando lugar a avances decisivos. La Universidad de la Singularidad, una institución que ofrece cursos interdisciplinarios para ejecutivos y estudiantes de postgrado, es organizado por la NASA, un notorio frente para proyectos secretos llevada a cabo por el Gobierno y el complejo militar e industrial.

x

En 1998 los filósofos Nick Bostrom y David Pearce fundaron la World Transhumanist Association (WTA), una organización internacional no gubernamental que trabaja por el reconocimiento del transhumanismo como un objeto legítimo de la investigación científica y la política. Existe una declaración transhumanista que se basa en siete premisas:

  1. En el futuro, la humanidad cambiará de forma radical por causa de la tecnología. Prevemos la viabilidad de rediseñar la condición humana, incluyendo parámetros tales como lo inevitable del envejecimiento, las limitaciones de los intelectos humanos y artificiales, la psicología indeseable, el sufrimiento, y nuestro confinamiento al planeta Tierra.
  2. La investigación sistemática debe enfocarse en entender esos desarrollos venideros y sus consecuencias a largo plazo.
  3. Los transhumanistas creemos que siendo generalmente receptivos y aceptando las nuevas tecnologías, tendremos una mayor probabilidad de utilizarlas para nuestro provecho que si intentamos condenarlas o prohibirlas.
  4. Los transhumanistas defienden el derecho moral de aquellos que deseen utilizar la tecnología para ampliar sus capacidades mentales y físicas y para mejorar su control sobre sus propias vidas. Buscamos crecimiento personal más allá de nuestras actuales limitaciones biológicas.
  5. De cara al futuro, es obligatorio tener en cuenta la posibilidad de un progreso tecnológico dramático. Sería trágico si no se materializaran los potenciales beneficios a causa de una tecnofobia injustificada y prohibiciones innecesarias. Por otra parte, también sería trágico que se extinguiera la vida inteligente a causa de algún desastre o guerra ocasionados por las tecnologías avanzadas.
  6. Necesitamos crear foros donde la gente pueda debatir racionalmente qué debe hacerse, y un orden social en el que las decisiones serias puedan llevarse a cabo.
  7. El transhumanismo defiende el bienestar de toda conciencia (sea en intelectos artificiales, humanos, animales no humanos, o posibles especies extraterrestres) y abarca muchos principios del humanismo laico moderno. El transhumanismo no apoya a ningún grupo o plataforma política determinada.

8

Este movimiento no es políticamente neutral, existen distintas corrientes y partidos que están poniendo en marcha programas relacionados con este aspecto, como sería evitar brechas sociales en el acceso a estos avances. En escenarios futuristas de este tipo se planteará la forma de organización social Tipo I para vivir siglos, sino la conquista inmediata de nuestro sistema solar para llegar a ser una civilización Tipo II.  Planteamientos sobre quién liderará estos avances, ¿empresas privadas tipo Google o los estados?, la necesidad de crear contrapoderes y cortafuegos a nivel internacional. Temas como la sostenibilidad medioambiental, recursos naturales, el control de la población, … se verán afectados sin duda. Es un movimiento que ha llegado parra quedarse porque la realidad de los avances tecnológicos está ahí y es imparable, aunque no hay un único camino para recorrer.

Referencias
http://www.lavanguardia.com/cultura/20150809/54435718128/vamos-ser-inmortales.html
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-04-24/la-inmortalidad-es-el-sueno-de-los-nuevos-filantropos_725677/
https://es.wikipedia.org/wiki/Transhumanismo
https://es.wikipedia.org/wiki/Esperanza_de_vida

6274b459d1bd1c69ddf25723de865a3b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: