Metodología de la propaganda

Aunque son conocidas y perfectamente documentadas las causas de la crisis, su origen y las consecuencias que tendrían sobre el sistema económico y las economías domésticas; sus consecuencias sociales y las difíciles soluciones a corto plazo. Incluso la ortodoxia económica más rancia, recomienda paliar las peores consecuencias en el peor momento, mediante la intervención del Estado, que evite el deterioro social y del sistema productivo. Esto no debería haber sucedido con otras reglas para los mercados; pues mientras todo va bien, se ve el mundo de color rosa.

Durante estos dos años de crisis económica, motivo de descontento social y económico de la mayoría de la población (excelente caldo de cultivo para la demagogia). Se han producido y seguirán produciéndose numerosas declaraciones políticas buscando ventaja electoral, para ello el primer objetivo consiste en eliminar la credibilidad del rival.

El manual de lo que ahora, podría considerarse como “marketing social”, que serviría de percha para colgar muchos de los sucesos acaecidos durante este tiempo. Estos son  los ya conocidos 11 principios de la propaganda, como reflexión, a ver si os suenan de algo:

1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.
2.- Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.  

6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.


8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
9.- Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.


10.- Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

El que los aplicó y fue el autor intelectual de ellos; como todo el mundo sabe, fue Joseph Goebbels,  ministro de propaganda en la Alemania nazi del gobierno de Adolf Hitler. Uno de sus lemas era: “Miente, miente, que al final algo quedará… …cuanto más grande sea una mentira más gente lo creerá…”.

 

Es bueno no olvidar y recordar especialmente a los más jóvenes, puesto que todavía tienen vigencia y son aplicados sistemáticamente en muchas estrategias; por lo que es importante reconocerlos cuando se están aplicando y los objetivos que se persiguen en la manipulación de la opinión pública.

6274b459d1bd1c69ddf25723de865a3b

Una respuesta

  1. […] del  pasado artículo donde pongo de manifiesto como ya en tiempos de Hitler se idearon los 11 principios de la propaganda (click) para manipular la opinión pública, a cargo de su ministro de propaganda Joseph […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: