Robotización: la automatización del empleo.

La automatización quiere decir que los trabajos que antes hacíamos, ahora lo harán máquinas. Se estima que en dos décadas las máquinas harán la mayoría de trabajos mejor que tú. Antiguamente la automatización consistía en máquinas grandes y tontas haciendo trabajos repetitivos, sin cansarse. Hoy las máquinas pueden aterrizar aviones, diagnosticar el cáncer, fabricar automóviles o hacer intercambios bursátiles. Estamos entrando en una nueva era de la automatización. Las máquinas son cada vez mejores, no parece haber límites a los problemas que puede resolver la inteligencia artificial. De acuerdo a un estudio de 2013, casi la mitad de todos los empleos en EE.UU pueden potencialmente ser automatizados en los próximos veinte años. Pero para quienes piensan que este proceso de automatización se ha producido durante décadas, sin ninguna novedad, ahora es ya diferente. Tenemos que prepararnos para un futuro donde tendremos que convivir con las máquinas, nos guste o no. Y puede que tengamos que hacerlo mucho antes de lo que pensábamos.

Brazo mecánico

La capacidad de la inteligencia artificial está sobrepasando todos los límites.

La automatización es imparable, muchos trabajadores serán reemplazados por máquinas. La mitad de los trabajos actuales del mercado laboral está listo para ser automatizado (no es obligatorio, pero la tecnología permite hacerlo), y muchos con probabilidad del 100%, sobre todo aquellos repetitivos, peligrosos o aquellos cuyo cometido consiste en procesar información. Con el tiempo se espera que este proceso se acelere exponencialmente debido a los avances tecnológicos futuros.

En muchos lugares del mundo, como Sigue leyendo

Discurso del odio, libertad de expresión, censura, manipulación,….

Cada vez es más frecuente encontrar discursos que apelan a los sentimientos y que rallan el odio, contra quien no es de una “tribu” concreta. Determinadas expresiones están en el límite entre la agresión y la libertad de expresión. Aunque necesariamente no sean delito, si pueden ser reprobables éticamente. Esas prácticas, aunque son ya muy viejas con lamentables recuerdos históricos, se siguen utilizando, porque, tristemente, siguen dando réditos. Este discurso, entre otros objetivos, en política persigue fomentar el rechazo y la exclusión de la vida pública, a falta de argumentos convincentes para ganar en las urnas, buscando la eliminación física en este ámbito, de quienes no compartan el ideario de los intolerantes. Esto sucede cuando la rivalidad grupal va un paso más allá. El discurso de odio (hate speech, en inglés) es la acción comunicativa que tiene como objetivo promover y alimentar un dogma, cargado de connotaciones discriminatorias, que atenta contra la dignidad de un grupo o de individuos. No es jurídicamente indiferente manifestar la protesta o el sentimiento crítico utilizando medios o instrumentos inocuos para la seguridad y dignidad de las personas, que hacerlo incitando a la violencia o al menosprecio, o sirviéndose del lenguaje del odio. La Constitución española en el título primero, sobre los derechos y deberes fundamentales, en su artículo 20,  garantiza: “a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”, estableciendo como límites: “estas libertades tienen su límite…, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”.

Aunque exista libertad de expresión y una persona pueda decir lo que quiera aunque resulte molesto, eso puede implicar o no, que lo que diga vaya a tener consecuencias, y esa persona, por haber dicho algo posiblemente repugnante o que genere animadversión, vaya a sufrir o no consecuencias como, por ejemplo, perder su trabajo, ser expulsado de una universidad o ser objeto de otro tipo de represalias. Calumniar, injuriar y ultrajar a una persona o a un país no es una expresión de libertad, sino de opresión, dado que la libertad no es hacer mi capricho, sino que nadie me pueda someter al suyo. Las “libertades” de comprar armas, conducir borracho o calumniar a otros no son libertades; la libertad consiste en vivir libre de las interferencias arbitrarias de otros. Convalidar una forma de violencia al amparo de la libertad de expresión, no es correcto. La violencia verbal, es violencia; la palabra es un arma; las palabras también hieren, marginan, destruyen las reputaciones, arruinan las Sigue leyendo

Cuando se olvidan la historia, las leyes y la realidad.

Cuando olvidamos la historia, las leyes y la realidad estamos condenados al fracaso: oportunismo, populismo, irresponsabilidad, falacias, ideas felices, contertulios diciendo chorradas, creadores de opinión a sueldo, nos han llevado aquí. Este es el nivel al que hemos llegado. Presentando falsos dilemas como mediar entre cumplir la ley o saltársela a la torera. Sufriendo ocurrencias, queriendo sustituir las turbas ciudadanas en la calle, por los parlamentos para hacer política. Medios públicos nacionales que han comprometido su independencia, dejando en manos de otros vender su versión. Confundir interesadamente problemas de Estado que nos afectan a todos por igual, con problemas con un determinado partido político. Clubes de fútbol, asociaciones,……. ofreciéndose a ser los árbitros sustituyendo las cámaras democráticas. Victimismos infantiles que luego resultan ser burdas mentiras y medios que no se sabe bien si están informando de los que sucede y/o sirven para señalar el lugar de convocatoria de la siguiente movilización donde deben acudir los despistados.

Lo de la independencia, entre otras cosas, no va de convertir en extranjeros a los de fuera, que son libres de visitar el territorio o no, es sobre todo convertir en extranjeros a los de dentro no afines a la causa. Cuando ésto se hace unilateralmente refrendando una ruptura, en lugar de una acuerdo, se fractura internamente la sociedad, y por supuesto externamente. Ahora lo que se impone es que todos los responsables políticos legítimamente y democráticamente elegidos restablezcan la legalidad y la normalidad democrática, que nunca debería haberse perturbado. No se puede saltar esa pantalla. Sigue leyendo

Tiempos de confusión y desigualdad.

El número de multimillonarios en España, durante estos diez años de crisis, se ha doblado. Este dato es demoledor para explicar exactamente lo que ha pasado. Los cambios de décadas son imperceptibles en el día a día, mirando por el retrovisor podemos observar que sólo sucedió una fase más de lo que lleva sucediendo durante mucho tiempo. Ha “triunfado” una determinada forma de entender la política, la economía, la información y la forma de plantear las relaciones internacionales en un mundo globalizado. Como reacción a todo lo sucedido, asistimos al ascenso de pésimos dirigentes: Trump, Putin, Maduro, Erdogan, Duarte, Orbán, Kim Jong-un, ….. Estas son las manos “responsables” en las que está el destino del mundo: que nos cojan confesados.

Se han construido mentiras sobre antiguas mentiras. Sería “aceptable” admitir que, a pesar de tener magníficos especialistas, éstos se hayan equivocado, provocando una situación crítica que desemboca en un desastrosa crisis social. Pero esa no es la verdad: lo sabían (por poner un ejemplo fenómenos globales como el cambio climático, burbujas especulativas,…). Si, eran conscientes, lo sabían y lo negaban, e iban más allá: les daba igual. Incluso un paso más: mentían interesadamente. Y el culmen de todo: se han llegado a montar fundaciones y se han pagado a “especialistas” para mentir. Fenómenos como el cambio climático, la contaminación de la tierra, del mar y del aire, o la burbuja financiera, son sólo algunos ejemplos. Aunque ahora los efectos nos están explotando en la cara.

Sigue leyendo

Despoblación: un problema de Estado.

Los pueblos se desangran demográficamente es un hecho incuestionable. La población cada vez está más envejecida, y los jóvenes emigran a donde pueden encontrar mejores oportunidades. Hay que hacer algo urgentemente, el 40% del territorio nacional está en peligro de despoblación grave. Hoy en día, prácticamente queda en este vasto territorio sólo un 4% de población. Hablamos de la mitad de los municipios (el 61% de los municipios españoles tiene menos de 1.000 habitantes), no siempre fue así. ¿Quien no tiene familiares o antepasados procedentes de un pequeño municipio?. Ya existen actualmente en torno a 3.000 pueblos abandonados, de España (no hablamos de Laponia), una nación que crece en el litoral y envejece en el interior (salvo el entorno de Madrid). Hoy la despoblación es ya un problema de Estado, porque podemos llegar a ser el territorio más desarticulado de la UE.

Todo esto sucede paradógicamente en un mundo donde se está multiplicando la población hasta límites insostenibles para el planeta, y peligrosos para el resto de especies. Vemos que, al mismo tiempo se dan procesos de concentración brutales, mientras, se vacían vastas áreas a la búsqueda unos bienes y servicios de los que carecen en su hábitat, y un modo de “vida feliz” que se vende en todos los medios de comunicación; contra una imagen peyorativa del medio rural durante décadas.

Sigue leyendo

La guerra no lineal o híbrida.

Dicen que la mejor manera de actuar del demonio sería convencer al mundo de que no existe. Cuando no sabes a qué te enfrentas, cuando tu enemigo es invisible, cuando no reconoces las conexiones entre distintos hechos, cuando la forma de actuar rompe todos tus esquemas tradicionales, cuando no puedes preveer los siguientes movimientos, cuando la población colabora con enemigos internamente pensando que persigue sus propios fines, cuando la información está manipulada, cuando hay sectores de la población cuyo único objetivo es castigar al establishment (por sus deméritos), …. entonces podemos decir que tenemos un problema con quien en la sombra maneja esos hilos. Bienvenidos a la guerra no lineal o híbrida, que convierte cualquier herramienta en arma.
Sigue leyendo

Comportamientos tóxicos en las redes sociales.

Las redes sociales (facebook, twitter, youtube, whatsapp, instagram,…) tienen, sin duda, un enorme potencial pues permiten el intercambio de información en tiempo real; compartir imágenes, videos, discusiones e ideas en distintos foros, con libertad y sin filtro ninguno. Estos comportamientos normales desde el respeto mutuo de confrontación de ideas y opiniones, entran dentro de la dinámica normal en la que se desenvuelven. Sin embargo el hecho de que existan nuevos medios de comunicación sociales y globales, que da unas ventajas y una autonomía hasta ahora no conocidas; no nos libra de sus efectos perversos y negativos. ¿Quien no pertenece a algún grupo de Facebook que es monopolizado por unos pocos, que lo saturan repetitivamente imponiendo sus posiciones y enterrando a los discrepantes en volúmenes ingentes de entradas?. ¿Quien no ha escrito su opinión en su muro o perfil de twitter sobre algún tema controvertido, siendo a continuación atacado e insultado por un grupo de personas (casualmente las mismas de la vez pasada)?. ¿Quien no ha hablado de cualquier tema y casualmente (los mismos) tratan de crear una discusión para hablar del tema que les interesa, aunque no tenga nada que ver con el origen de ese tema?.

face Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: